Nuestra Filosofía | Anglo American School
   

Nuestra Filosofía

Sobre educación, y filosofí­a de la educación concretamente, hemos mencionado algunos aspectos que nos parecen relevantes y que nos deben identificar como Institución, a saber:

La educación es un proceso. Cuando hablamos de proceso nos referimos precisamente a que educamos en consonancia con los diversos niveles y etapas del desarrollo de nuestros educandos, exigiendo y retando a cada uno según sus capacidades y sus fortalezas, además de tomar en cuenta sus limitaciones particulares. Este proceso implica una constante auto-reflexión, discusión y actualización que enriquezcan las experiencias de enseñanza-aprendizaje.
Este proceso debe ser integral. En cuanto personas, los alumnos son considerados como un todo, tomando en cuenta su dimensión fí­sica, espiritual, emocional y social, acorde todo ello con las enseñanzas del catolicismo, respetando a la vez los diferentes credos. Educar significa por tanto atender integralmente todas estas áreas a través de diversas estrategias de enseñanza-aprendizaje. Como educadores, debemos ser capaces de identificar, comprender y satisfacer las necesidades de nuestros educandos.
En esta integralidad, la formación en los valores tiene una importancia fundamental, en especial el desarrollo de valores democráticos. De esta manera, y comprendiendo que educación y democracia están í­ntimamente relacionadas, nuestra práctica educativa tanto dentro como fuera de las clases está orientada a modelar una forma de vida democrática. Se trata de guiar a nuestros estudiantes para que crezcan y sean cada vez mejores personas, para que respeten y valoren las diferencias tanto individuales como grupales y, finalmente, para que sean capaces de desarrollarse como individuos y como miembros productivos de la sociedad a todo nivel, viviendo en armonía con el medio ambiente y llevando a la práctica, a partir de actividades y gestiones concretas de servicio y proyección a la comunidad, los valores que orientan nuestra vida social, institucional y personal.
En la integralidad del proceso educativo, motivar es imprescindible. Todo proceso de enseñanza-aprendizaje tiene como motor la capacidad de despertar en los estudiantes la curiosidad permanente por descubrir y aprender y las disposiciones para ser críticos frente al mundo que los rodea, desde las situaciones más simples hasta las más complejas.
Esta motivación será facilitada si logramos que los alumnos comprendan que aprender no es la simple memorización de conceptos o de lo que aparece en los libros, sino descubrir y construir permanentemente. El conocimiento y el aprendizaje tendrán significado cuando lo que se aprende tiene relación con las experiencias cotidianas y con el mundo que nos rodea. Se trata pues de lograr un aprendizaje significativo.

En este contexto, es fundamental garantizar una formación bilingüe tanto a nivel oral como escrito. Se enseña el uso correcto del Español como lengua materna y paralelamente del Inglés como segundo idioma.
Adicionalmente se promueve el aprendizaje instrumental del Francés.

La educación es una responsabilidad compartida y complementada por dos elementos de la sociedad: la familia y la escuela. La familia es el grupo primario en el que el niño asumirá¡ sus valores y responsabilidades individuales y sociales, aprendiendo a desenvolverse como persona, como ser humano y como miembro de un grupo con reglas y valores bien identificados. La escuela por su parte ayuda en este proceso de crecimiento del niño en todas sus áreas del desarrollo, pero de ninguna manera puede ni debe sustituir el papel que tiene la familia en estos campos, convirtiéndose por tanto en un segundo ente formador en estrecha relación con el núcleo familiar y con la colectividad social.

En síntesis, podemos decir por tanto que la educación es un proceso integral que es responsabilidad conjunta de la familia y de la escuela, teniendo como objetivo fundamental motivar a los estudiantes para que adquieran un aprendizaje significativo bilingüe que les permita ser cada vez mejores personas, que les conduzca a aportar a la sociedad sus talentos y capacidades y que los haga capaces de conocerse claramente como individuos y como miembros de una sociedad.